La magia del cuarto oscuro

Cuando estudiaba segundo de carrera, el Club de Cine y Fotografía de mi escuela organizó un curso de fotografía analógica donde enseñaban, entre otras cosas, a revelar fotos en blanco y negro en un laboratorio fotográfico a la antigua usanza.

Afortunadamente para mí (porque conociéndome, de otra manera no me habría apuntado), mi amigo Pablo también estaba interesado en el curso, y nos apuntamos los dos. Esa fue mi primera experiencia en el “cuarto oscuro” y la verdad es que me encantó.

Ya sabéis que la fotografía digital también me gusta mucho, tengo una cámara Reflex bastante buena y he hecho mis pinitos en el campo del retoque digital, con Photoshop y programas por el estilo. Y sí, el mundo digital tiene muchísimas posibilidades y se puede hacer casi cualquier cosa con las fotos, pero en cierta manera, no es comparable al encanto que tiene revelar tus propias fotos en el laboratorio.

Es un proceso mágico, y muy relajante. Te metes en el cuarto oscuro, con la luz roja encendida, vas eligiendo las fotos que quieres positivar, el tamaño y el encuadre que más te gusta, decides si te gusta más clara o más oscura y luego la ilusión de ver aparecer las imágenes en el papel cuando lo metes en el líquido…Ahí dentro te olvidas de todo y puedes tirarte horas.

El caso es que, cuando acabé la carrera, ya no podía ir al cuarto oscuro de la escuela y lo echaba de menos. En mi casa no hay un cuarto extra para montar ahí mi laboratorio y me daba rabia comprarme la ampliadora si no la iba a usar, además de que tampoco es fácil encontrar el equipo, porque la fotografía analógica está muerta para las tiendas. Pero después de mucho pensarlo, y de morirme de envidia cada vez que veía un cuarto oscuro en alguna peli o serie, decidí que ya bastaba de excusas. Supondría algún sacrificio, pero si algo te gusta, hay que esforzarse por hacerlo. Así que encontré una tienda donde sí vendían lo que me hacía falta y mis padres me regalaron el equipo completo en Navidad (¡Gracias!). Después idee una especie de laboratorio de quita y pon en el baño y ¡voilà!

¡Qué poco cuesta ser feliz!


Publicado originalmente en https://musictvlife.wordpress.com/ bajo una licencia Creative Commons. Licencia Creative Commons

Esta entrada fue publicada en Anécdotas personales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La magia del cuarto oscuro

  1. ¡Anda! No sabía que se podía elegir si querías la foto más clara o más oscura, cosas que descubrimos los que sólo nos atrevemos con las fotos digitales. ¡A ver cuándo pones por aquí alguna foto revelada por tí en tu baño! :P

    • musictvlife dijo:

      ay, ay, ay, ¿qué voy a hacer contigo?
      Algo de fotografía analógica hay q saber, por mucho que prefieras lo digital.
      Ya escanearé alguna fotillo para que veas mis logros. Ya sabes…en el futuro :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s