Misfits: It’s just pure mindless vandalism!

Acaban de estrenar la cuarta temporada de Misfits y no puedo seguir posponiendo hablar aquí de ella, porque es una serie increíble. Y lo digo literalmente, porque es ciencia ficción :p

Cuando se la recomiendo a alguien (cosa de la que no se ha librado ninguno de mis amigos) y les digo de qué va, la gente pone caras de escepticismo. Pero no dejo que eso me quite las ganas de insistir, porque sé que les estoy haciendo un favor descubriéndoles ésta maravilla.

A grandes rasgos cuenta la historia de cinco delincuentes juveniles británicos obligados a realizar servicios comunitarios y que, tras una especie de tormenta eléctrica, adquieren poderes sobrehumanos. ¿No os convence? No importa, fiaos de mí y probad porque es una de esas rarezas imprescindibles. Sobre todo las dos primeras temporadas. Una serie fresca y original. Adictiva. No es comedia pero te ríes a carcajadas. Y desconectas de todo mientras la ves.

Con protagonistas memorables que mantienen diálogos inteligentes y absurdos a la vez, su universo es igual que el nuestro pero a la vez muy distinto. De las tramas no te puedes tomar nada en serio, todo puede ocurrir, no hay límites, pero aún así todo tiene cierto sentido.

Pero lo mejor de la serie son sus personajes, siempre enfundados en esos míticos monos naranja, a los que nadie en su sano juicio les daría la más mínima responsabilidad pero que sin embargo acaban con poderes. Y en vez de usarlos para el bien como los protagonistas del resto de series/películas del género, estos chicos ni saben muy bien qué hacer con ellos.

Alisha (Antonia Thomas), la típica chica guapa que consigue todo lo que quiere en versión barriobajera; Simon (Iwan Rheon), introvertido y con pinta de perturbado mental/obseso sexual; Kelly (Lauren Socha), una choni muy muy chunga; Curtis (Nathan Stewart-Jarrett), un prometedor atleta al que pillaron con drogas; y sobretodo Nathan (Robert Sheehan), encantador y simpático, es incorrecto, incorregible, egocéntrico e ingenioso hasta decir basta, no se calla nunca y sale de cualquier situación aturdiendo a sus enemigos (y de paso, a los espectadores) con una ristra de barbaridades que sorprendentemente siguen una lógica absurda que todos entendemos.

Para mí, Nathan Young es sin duda uno de los mejores personajes que he visto en la tele, conjunción de un guión inmejorable (esos diálogos, por favor!) y un actor perfectamente elegido, y nos regaló multitud de momentos memorables. Los que ya han visto la serie, saben de qué hablo. Y si quieren recordarlo, aquí está este vídeo homenaje (¡¡OJO SPOILERS!!)

Yo creía que él era la única piedra angular de Misfits (definitivamente lo es de sus dos primeras temporadas), pero resulta que la clave de su éxito reside en sus guionistas. Porque cuando Robert Sheehan dejó la serie al final de la segunda temporada, nunca creí que pudiera disfrutar con la tercera. No me parecía posible que nadie pudiera reemplazar el personaje de Nathan teniendo el listón tan alto, y sin embargo su sustituto, Rudy Wade (Joe Gilgun), que es una versión aún más exagerada de Nathan pero que logra desmarcarse de él, me hizo reír. Sí, no es tan grande, y aún echo mucho de menos a Nathan. Pero Misfits siguió interesándome sin él.

Vale que la serie ha ido a peor desde la primera temporada pero si te paras a pensarlo te das cuenta de que han hecho un trabajo sorprendentemente bueno, teniendo en cuenta que las expectativas generadas por los seguidores eran cada vez más difíciles de cumplir. La serie es lo que es, no se le puede exigir más, no tiene pretensiones de obra maestra pero sigue entreteniendo y por eso me gusta tanto. Y que me quiten lo bailao con las temporadas ya disfrutadas!

Sí, la cuarta tiene todas las papeletas para ser decepcionante, porque tras conocer ésta sorprendente noticia, resulta que del reparto original sólo queda Nathan Stewart-Jarrett como Curtis, el personaje más soso de todos. También repiten de la tempora anterior Matthew McNulty (Seth) y Joe Gilgun (Rudy), lo cual me deja alguna esperanza de que no sea un fiasco. Visto el primer episodio, puedo decir que aún queda algo de la esencia inicial de Misfits, y en cualquier caso, la veré seguro, porque ya me sorprendieron los guionistas en la tercera y, bueno, soy totalmente parcial con esta serie. No puedo abandonarla hasta que ya no quede nada bueno.

Independientemente de mis expectativas sobre la cuarta temporada, os recomiendo totalmente ver las tres ya emitidas, con ésas doy fe de que pasaréis un buen rato. Hacedme caso porque a todo el mundo al que se lo he recomendado ya me ha dado la razón. Y como es inglesa no os llevará mucho tiempo disfrutar de ella, porque como es costumbre en Inglaterra, son episodios de cuarenta minutos pero las temporadas tienen 6, 7 y 8 episodios respectivamente.

Merece la pena (y mucho) verla en inglés, of course, y con subtítulos si no estáis muy acostumbrados al inglés británico cerrado del que hablan en los barrios chungos.

Por cierto, curiosidad cinéfila: Puede que os suene la localización de la serie, el South East London, de La Naránja Mecánica de Kubrick.


Publicado originalmente en https://musictvlife.wordpress.com/ bajo una licencia Creative Commons. Licencia Creative Commons

Esta entrada fue publicada en Series y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s